ITIL es un marco que proporciona a una organización las mejores prácticas para operar los servicios de TI en apoyo de las necesidades del negocio. DevOps, por otro lado, está menos definido y estructurado. Una forma simple de pensar es que promueve una mayor armonización entre las operaciones de TI y los equipos de desarrollo para aumentar el tiempo de comercialización y reducir los costos. ITIL y DevOps no son competidores, y no es necesario que una organización elija uno sobre el otro.

ITIL se basa en un glosario claramente definido y un conjunto de procesos que cumplen con las diversas necesidades de una organización. ITIL está estructurado formalmente, fomenta la auditabilidad y toma una visión centrada en el cliente de los resultados de una organización. DevOps combina dos roles que históricamente se consideran separados en una organización: desarrollador de software y operador de TI. Con estas diferencias en mente, las organizaciones comúnmente perciben que ITIL y DevOps son mutuamente excluyentes. Ese no es siempre el caso.



Una metodología ITIL no limitará un enfoque DevOps

ITIL no requiere ni restringe ninguna metodología de desarrollo específica. De hecho, ITIL reconoce que las diferentes organizaciones enfrentan situaciones únicas y pueden beneficiarse de diferentes enfoques de actividades de desarrollo, dependiendo de las circunstancias. Sería perfectamente aceptable que una organización que ha adoptado ITIL también utilice las técnicas de DevOps cuando sea beneficioso y relevante. Siempre que se administre correctamente, no habrá un efecto negativo en la administración del servicio y es probable que la organización se beneficie de dicho enfoque.


ITIL y DevOps no siempre se superponen, y eso está bien

ITIL reconoce que DevOps no es apropiado para todo lo que hace una organización. En algunos casos, existen buenas razones por las cuales existen límites entre el personal de desarrollo y operativo. Por ejemplo, una organización puede no querer que los desarrolladores de una aplicación de procesamiento de nómina también sean el mismo personal que está generando la nómina. Como tal, las organizaciones no deben suponer que ninguno de estos marcos y metodologías son un enfoque de "talla única". Tanto ITIL como DevOps son apropiados en ciertas situaciones, no en todas.

Busque áreas donde las actividades se alinean

Las metodologías y enfoques como ITIL y DevOps no existen en el vacío. Las organizaciones deben considerar cómo trabajan juntas y las áreas donde no funcionan. Es probable que las organizaciones que subcontratan su trabajo de desarrollo de clientes obtengan beneficios limitados de los enfoques de DevOps. Las organizaciones deberían buscar áreas donde enfoques como ITIL y DevOps cubran un terreno similar, y deberían buscar alinear sus actividades. Tanto las operaciones de TI como el personal de desarrollo a menudo implementan cambios. En lugar de que cada grupo use sus propias herramientas únicas para rastrear y administrar los cambios, deben trabajar juntos dentro de un conjunto de herramientas en común.

Ver ITIL y DevOps como mutuamente excluyentes tiende a dificultar las cosas para una organización que tiene operaciones de TI y actividades de desarrollo, y se encuentra bajo la presión constante de la empresa para cumplir dentro del presupuesto y cumplir plazos ajustados. En lugar de ver ITIL y DevOps como competidores, las organizaciones a menudo se beneficiarán en áreas donde las similitudes y la armonía entre los dos enfoques se pueden explotar para proporcionar una ventaja competitiva.

Conozca nuestro nuevo curso Boot Camp de Implementación DevOps para poner en práctica las herramientas y habilidades que hacen posible una verdadera operación continua de DevOps en el mundo real.