La gran mayoría de las empresas buscan migrar sus operaciones internas como finanzas y RRHH hacia la nube para el ahorro de recursos y simplificar los procesos de back office. Sin embargo, aún existen preocupaciones y dudas al utilizar esta herramienta debido a la transferencia de datos confidenciales y seguridad de la empresa.

A continuación, mencionamos los principales desafíos a los que se enfrenta una organización:

Sistemas personalizados que no se encuentran en la nube.

La nube suele tener diferentes aplicaciones distintas a las que una empresa está acostumbrada a utilizar, las empresas se tendrán que adaptar a los constantes cambios de la nube y rediseñar sus sistemas ocasionando mayor trabajo de diseño de software para coincidir con procedimientos específicos que opera la organización. La inquietud que tienen las empresas es el miedo a perder la ventaja competitiva que les proporciona los sistemas personalizados y acostumbrarse a la funcionalidad que proporciona la nube.

El proceso de migración: ¿Por dónde empezar?

El cambio siempre constituye un proceso diferente para cada empresa, la cuestión es decidir cuál será el primer paso que permita correr el menor riesgo posible. Muchas empresas deciden recrear un proceso sencillo, otras optan por empezar desde un área como primera prueba para después implementarlas a los demás departamentos.

También suelen consultar lo que hacen otras compañías del mismo sector para aprender cómo fue su proceso de cambio y perfeccionarlo a su manera.

Conciliación de múltiples proveedores de servicios en la nube.

En una empresa que cuenta con una gran cantidad de proveedores se requiere de sistemas especiales para cada uno y requiere un mayor costo para la empresa. Cuando se trata de un solo proveedor, los conjuntos de aplicaciones que tiene la nube permiten la integración inmediata y conlleva una ventaja para los departamentos de IT para que busquen innovaciones dentro de la organización.

Por esta razón, para el CIO es más conveniente contar con una sola arquitectura que permita la suscripción de distintas líneas de negocio.

Asegurar que coincidan las estrategias entre el proveedor y la empresa.

Para las empresas es imprescindible buscar una menor dependencia de los proveedores de servicios tradicional en la nube para reducir reestructuraciones costosas que se puedan implementar más adelante si su proveedor se los pide.

Las estrategias del proveedor deben alinearse con la inversión de la empresa para y su plan de trabajo para que resulte benéfico para la empresa y les permita realizar innovaciones fácilmente.