El conflicto principal de las organizaciones radica en determinar la cantidad de recursos para dos grandes polos. Por un lado, el desarrollo para poder responder ágilmente a los cambios del mercado y, por otro, la operación y la infraestructura para que la empresa pueda tener estabilidad, desempeño y seguridad.

Cabe mencionar que, las pequeñas empresas no tienen esta dificultad dado que no existe tal división, habitualmente es un solo grupo el que se encarga tanto del desarrollo como de la operación. Sin embargo, conforme las organizaciones van creciendo, la confrontación entre los ya mencionados polos resulta ineludible.

DevOps ayuda a solucionar la gran problemática entre los polos de desarrollo y operación. Dado que propicia la organización de equipos de trabajo multifuncionales para lograr una visión compartida, dando como resultado una mayor satisfacción del usuario.