1.6 ¿Cómo dirigir proyectos?

Para que la dirección de un proyecto sea exitosa, requiere que el resultado esperado sea conceptualizado y estipulado en un plan, asimismo, será necesario que las actividades sugeridas se ejecuten, apegadas a él para garantizar un cierre óptimo.


La adecuada formulación de un plan de proyecto requiere de buenas prácticas, estándares y procedimientos que brinden seguridad y que permitan a los implicados una adecuada adaptación al entorno, así como la correcta toma de decisiones, para la gestión de la incertidumbre.

En este aspecto, un Director de Proyecto o Project Manager requiere de guías, 6 elementos, disciplinas y competencias que convergen y propician una efectiva dirección de proyectos.




1. PMBoK® (Project Management Body of Knowledge)

Traducido al español, se le denomina: Guía de los Fundamentos para la Dirección de Proyectos®, es un compendio de las mejores prácticas a nivel mundial que, se ha comprobado, dan los mejores resultados para los proyectos. Comúnmente se difunde entre personas interesadas en conocer dichas prácticas con la finalidad de aplicarlas de manera particular en el o los proyectos que gestionen.

Las guías que establece el PMBoK® resultan especialmente útiles para un Director de Proyectos, puesto que hacen énfasis en las actividades de gestión y administración; en este aspecto es importante conocerla y estudiarla.

Cabe mencionar que, si bien es una guía, no necesariamente deberá ser utilizada de manera rígida y metódica. Sino por el contrario, quien la emplee, tendrá que escoger las mejores prácticas que se adapten al proyecto en ejecución.


2. Código de ética

La dirección de proyectos implica la toma de decisiones para el beneficio de la organización, que en muchas ocasiones representan dilemas éticos; bajo esta lógica, las acciones del Director de Proyectos deben regirse bajo las normatividades que establece el código de ética y conducta profesional que contiene cuatro valores éticos.

Es decir, el código de ética establece pautas para que todas las decisiones y acciones del director de proyecto o el equipo, se encuentren basadas en un comportamiento responsable, respetuoso, honesto y equitativo.


3. Teorías, autores y corrientes administrativas

El director de un proyecto debe tener conocimiento sobre teorías, autores, corrientes de administración que sirvan como una base sobre la cual ejecutar acciones en los proyectos. De esta manera será posible gestionar de manera eficiente, eficaz y de manera precisa los recursos materiales, humanos, financieros (ej. presupuestos) y temporales (ej. cronogramas), propiciando entregas justo a tiempo y evitando el desperdicio.

En conclusión, el director del proyecto debe tener claridad en los conceptos y teorías para aplicarlos tanto en la generalidad del proyecto, como en la particularidad del mismo para alcanzar el éxito esperado.


4. Elementos de gestión

Para la dirección de proyectos resultan imprescindibles los elementos o habilidades de gestión con la finalidad de que todas las actividades se realicen en tiempo y forma de acuerdo con el plan.

Algunas habilidades de gestión son la negociación, el liderazgo, la comunicación, la integración de equipos y la resolución de problemas, entre otras.


5. Habilidades interpersonales

Dado que las organizaciones están compuestas por personas y los proyectos son ejecutados por diferentes interesados; un elemento en el que resulta importante centrar la atención es en el desarrollo de habilidades interpersonales. De esta manera, el Director del Proyecto será capaz de establecer y desarrollar relaciones con diferentes sujetos, así como gestionar las interacciones que se establecen entre los integrantes de un equipo o grupo. La finalidad de esto será buscar siempre el beneficio de la organización y del proyecto.


6. Entorno de la empresa

Por último, pero no menos importante un elemento necesario para la dirección de proyectos es el conocimiento del entorno de la empresa.

Cada empresa es diferente en su historia, en los sucesos que ocurren dentro de ella, en su composición y organización; la manera en la que se relaciona con el entorno, etc. Ello implica que cada proyecto sea único y diferente, por lo que requerirá una gestión específica e incomparable con respecto de otros.

En este aspecto, es posible concluir que el entorno político, social, cultural, climático, físico y económico externo e interno de la organización, será determinante en la manera en la que se desarrolle un proyecto.

Por ejemplo. Un proyecto podría verse afectado de manera negativa si la moneda de su país sufre una depreciación, pues las aportaciones de los inversionistas podrían disminuir con la finalidad de evitar riesgos; también podrían aumentar los costos de importación de determinados materiales, etc. Por lo que el éxito del servicio, producto o resultado que genera la organización se vería comprometido, así como la viabilidad misma del proyecto. Por lo tanto, los elementos del entorno son factores que siempre deben considerarse al planear y dirigir un proyecto.